Nano no estudia

Nano se niega a estudiar porque teme que los libros le engorden la cabeza. Además, no le ve la gracia, ni la utilidad, ni lo encuentra nada divertido. Su hermana, en cambio, saca muy buenas notas. Pero al final, Nano se saldrá con la suya… ¡Volverá locos a los que intentaron convencerle de que estudie y su inteligencia acabará deslumbrándolos!

Premio al título más vendido entre las novedades Vaixell de Vapor Blau en el año de su publicación

Relaciones familiares. Fracaso escolar. El aprendizaje a través de la vida.

6.137 palabras

A partir de 7 años

Humor. Crecimiento personal. Vida cotidiana.

"Dícese del género humorístico que, cada equis años, surge en el mercado un texto infantil (o supuestamente infantil) con protagonistas críos mediante el cual se pasa por la criba siempre higiénica de la sátira a la entera sociedad contemporánea. En español y en esta modalidad brillaron con luz propia Celia, Antoñita, Mafalda, Manolito, etc. Sus crónicas sociales pusieron el mundo patas arriba. Ahora le debe tocar a Nano. Y no se ría usted de él como lo hacen sus compañeros de clase, que le toman por burro. Ubíquese mejor en el papel de su cómplice hermana Nana y descubra lo sagaz de sus réplicas y lo ridículo del comportamiento adulto de quienes no se fían de ellos más que para besuquearles."
"Las píldoras Nano curan el malhumor, combaten el estrés y la ansiedad, y son provechosas en grado sumo. Basta con un par de ellas al año. Le doy mi palabra."

Teresa Duran

"Así que, durante la cena, Nana y Nano piden a sus padres que les expliquen cómo puede caber todo lo que hay en los libros en la cabeza del niño.

Al principio, los mayores sonríen porque la pregunta les hace gracia: “Já, já, qué ocurrencia.”

Pero, al tratar de responder… ¡cuernos, no es tan fácil!

Mamá explica que dentro de cada cabeza hay un cerebro, que es como un almacén lleno de tubitos en los que caben muchísimos conocimientos.

—Eso son las neuronas, que se conectan unas con otras y se pasan la información y…

—¡Venga ya! —interrumpe Nano—. Si es verdad que en el cerebro hay hueco para meter muchas cosas, al ponerlas dentro tendrá que engordar. Y yo no veo a mucha gente con grandes cabezas. Vosotros dos las tenéis muy duras, pero no son mucho más grandes que las nuestras.

¿Será posible? ¡Menuda falta de respeto!

Pero papá y mamá no saben qué contestar, y pasan la noche en vela buscando una explicación para convencer a Nano de que estudiar no le engordará la testa. Consultan la enciclopedia, y más de treinta y cinco libros hasta encontrar una respuesta. Y a la mañana siguiente anuncian al fin, satisfechos:

—Lo que pasa, Nano, es que “el saber no ocupa lugar”.

Nano mira a su alrededor a las estanterías atiborradas, a los libros esparcidos por el suelo, recuerda que mamá siempre se queja de que apenas hay dónde meterlos, y contesta:

—¿Pretendes que me lo crea?"

Nano no estudia

1ª edición en castellano por Editorial Marenostrum, Madrid 2005

14 x 20 cm. Flexibook. 18 ilustraciones interiores, 80 páginas.

ISBN: 978-84-96391-98-7

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio

El Nano no estudia

1ª edición en catalán por Edicions Cruïlla, Barcelona 2007

12 x 19 cm. Tapa blanda. 18 ilustraciones interiores, 80 páginas.

ISBN: 978-84-96391-98-7

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio

책을 머리에 어떻게 넣어!

1ª edición en coreano por Ed. Dhampus. Seúl, Korea 2008

19 x 24,8 cm. Tapa blanda. 18 ilustraciones interiores, 80 páginas.

ISBN: 978-89-94449-06-7 73870

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio

Encarga tu libro