El retrato de la duquesa

Pablo es un pintor con una carrera muy prometedora, pero tiene un problema: su hermana no toma en serio su trabajo. Además, es muy inoportuna. Hace que cuide de su sobrino, el pequeño David, justo el día en que la oportunidad de su vida llama a la puerta. La Duquesa —una renombrada aristócrata que hace famosos a los artistas que logran complacerla— desea encargar un retrato al pintor. ¡Pablo no puede fallar! Por suerte, David hará todo lo posible por ayudarlo.

Álbum ilustrado

Arte. Creatividad. Fama. Vocación profesional.

714 palabras

A partir de 6 años

Humor. Vida cotidiana.

"(…) Cuando se quedan solos, el pintor le dice a su sobrino:

—Toma: hojas y pinceles, pintura negra, rotuladores negros, carboncillo y carbón. Mancha todo lo que quieras y no te preocupes por el suelo, si se ensucia da igual.

—¿De verdad? —pregunta David.

Mamá lo mataría si, en casa, dejara caer una sola gota de pintura negra sobre el parquet. Pero en el estudio de Pablo todo está lleno de manchurrones.

—Con lo que te he dado puedes dibujar muchas cosas —lo anima su tío.

Y tanto: Trenes, murciélagos, toros y vacas, cebras, sombras, petróleo, sombreros de copa, bigotes, ruedas de coche, tizas negras, camisas negras y gafas de sol…

David dibuja mientras Pablo se lamenta, suspira y se pregunta: ¿lograré hacer, para la duquesa, un retrato genial?”

El retrato de la duquesa

Baobab Editorial, 2008

20,6 x 23,5 cm 32 p. 15 ilustraciones

ISBN: 978-84-936388

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio