Las fotos de Sara

“El cuento con el que Gabriela Rubio obtuvo el premio Apel.les Mestres de ilustración infantil, Las fotos de Sara (Destino), tiene todos los ingredientes de un relato infantil: una niña protagonista, un hada, personajes simpáticos y antipáticos… Pero la historia es muy actual, nada de lobos feroces. Aquí el malo es un fotomatón con el que Sara descubre cómo la ven los demás. El deseo de cambiar de aspecto le complicará el día hasta descubrir que es imposible dar con los rasgos perfectos.” A.R. elmundo.es magazine, 182

Premio Apel.les Mestres de Literatura Infantil 1999

Mención Especial en el White Ravens Award

Identidad. Auto imagen.

3.188 palabras

7+

Vida cotidiana. Hadas. Autoayuda para todas las edades. Relato de fantasía.

" Estupendo álbum que nos acerca, con gran carga mágica, a un tema de plena actualidad. Color y trazo expresionistas son dos de los ingredientes destacados de esta arriesgada apuesta artística. "

Javier García Sobrino, revista Peonza

" Con un estilo propio, de líneas rotundas, encuadres atrevidos y gran fuerza expresiva, Rubio cuenta en Las fotos de Sara los problemas de una niña que no está satisfecha con su aspecto (…). Un libro muy interesante para lectores de 7 años en adelante. "

Babelia, diario El País 1999

" Las fotos de Sara es un libro de gran fuerza expresiva, innovador y potente, que permite identificarse fácilmente con las sensaciones de la protagonista. "

Revista CLIJ 115

" La editorial Destino concedió su premio Apel-les Mestres 1999 a Las fotos de Sara, de Gabriela Rubio, un interesante trabajo de esta ilustradora, que pone imágenes a un texto propio, en el que la propuesta plástica presenta unos registros importantes de modernidad. Un expresionismo audaz y de una gran fuerza en el trazo y en la composición definen las ilustraciones de este álbum. "

Revista Babar

"Sara se sienta en el taburete y se ve reflejada en el cristal que la separa de la cámara. Introduce las monedas en la ranura tal y como indicaban las instrucciones. Por un momento, se siente observada. Como si la lente tras el cristal cobrara vida y la mirara fijamente. Y de pronto, se enciende una bombilla roja muy pequeña y: “¡flash!”, la luz de un rayo lo ilumina todo, y la deslumbra. “¡Flash, flash, flash…!” los destellos se suceden y Sara solo ve estrellitas… ¡Las instrucciones del fotomatón lo decían! “Cuatro fotografías instantáneas”. O sea, cuatro disparos de flash.

Hay que esperar un rato para que salgan las fotos. La gente entra y sale del metro, pasando a su lado con prisa, mientras Sara se entretiene mirando las muestras que hay pegadas por fuera del enorme cajón. El primer ejemplo es de cuatro poses iguales. Y al lado, cuelgan los retratos de una joven muy guapa, con cuatro poses distintas. Sara no se estuvo quieta cuando la cámara hizo los disparos, así que sus fotos serán como las de la chica. De pronto se oye un sonido más fuerte, el fotomatón escupe las fotos y se acciona un secador.

La niña tiene las manos frías y aprovecha el aire para calentárselas. Le ha picado la curiosidad:

—¿Cómo habré salido?

Sara se asoma a la ranura donde sus fotos aletean, batidas por el aire del secador.

Pero al verlas…

— ¡Que horror! —Sara se pone muy, muy colorada:— ¿Esa soy yo…?"

Las fotos de Sara

Ediciones Destino, 1999.

21,5 x 28,7 cm 48 p. 20 ilustraciones

ISBN: 84-233-3112-1

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio

Les fotos de la Sara

Ediciones Destino, 1999.

21,5 x 28,7 cm 48 p. 20 ilustraciones

ISBN: 84-233-3113-X

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio