Un león en el desván

Rufo es un joven león impaciente por encontrar amo y trabajar en el circo, como antes lo habían hecho sus padres. Por eso, cuando Patricia entra en la pajarería y lo elige, piensa que la suerte le ha sonreído. Sin duda Patricia será una domadora de primer nivel… ¿De qué otro modo se puede explicar, si no, que todos la obedezcan, a pesar de sus malos modales? Por desgracia, al regresar a su casa, Patricia olvidará que Rufo es un ser vivo necesitado de cariño y atención. Y el león pronto descubrirá que la niña que lo ha comprado es casi tan desconsiderada y perversa como sus propios padres.

Más de 11.000 ejemplares vendidos en castellano

Amistad. El valor del dinero. La desconsideración.

32.855 palabras

A partir de 9 años

Humor. Protagonistas animales. Relato de aventuras.

" La ilustradora Gabriela Rubio muestra con este libro sus dotes de escritora imaginativa. El buen retrato de los personajes, el desarrollo de la acción y originales situaciones que consigue resolver con pericia hacen que el libro se lea con mucho agrado y sea una propuesta que no sólo se concentra en valores o aventuras de pandillas. "

A mano Cultura S.L.L. Ref. 291 del catálogo de la XXI Muestra del Libro Infantil y Juvenil organizada por las Bibliotecas de la Comunidad de Madrid

" Lo que más me gustó fue cuando Nino y Rufo encontraron a Uga, la tortuga, en el salón. Lo recomiendo porque es entretenido y divertido aunque hay algunas partes tristes. Lo puntúo 5 estrellas. "

P.G., lector de 6º de primaria

" Divertido y social. "

Escagedo 56

" Una historia disparatada de un grupo de animales que coinciden en una mansión, donde sus habitantes humanos solo adoran el dinero y carecen de sentimientos. La solidaridad entre ellos cambiará su destino. Es un cuento con buenos momentos de humor. "

lectura recomendada de 10 a 12 años en el seminario de bibliotecas escolares de Fuenlabrada

"Como cada vez que la puerta se abría, la pajarería entera se agitó. Una oleada de gritos, batir de alas, rasguños y ruidos atravesó las rejas y Rufo, el pequeño león que aguardaba en una de las jaulas del segundo pasillo, se instaló de un brinco sobre sus cuatro patas. Concentró toda su atención en la zona de la entrada, pero no vio a nadie. Aguzó el oído y pudo distinguir el sonido de unos pasos cortos y rápidos que atravesaron el local de un tirón.

El loro Lucas, un guacamayo rojo aliamarillo por el que los demás animales sentían poca simpatía, aleteó sobre las jaulas y se posó sobre un hombre que saludó desde detrás del mostrador:

—Buenos días —dijo Arturo apartando a un lado el crucigrama que tenía a medio rellenar.

—Hola —contestó una voz tan aguda, que al cachorro le pareció que salía de una flauta.

—Es una niña— informaron los pájaros próximos al mostrador.

—Seguro que viene a por pienso —se lamentó Uga, la vieja tortuga que atisbaba alargando el cuello cuanto podía, junto a la jaula del león—. Las niñas suelen venir a por pienso. Yo lo sé…

—Tiene un aspecto muy elegante, ¡seguro que me escoge a mí! —se pavoneó la gata de angora.

—Callaos de una vez, estúpidos —ordenó el loro—. Dejad que Arturo la interrogue.

Un súbito silencio recorrió la tienda. Los conejos encogieron las orejas, los pájaros cesaron de revolotear y las serpientes se enroscaron silenciosamente en sus recipientes de cristal. Los animales oyeron a Arturo preguntar:

—¿Qué desea, señorita? ¿Viene a por comida o prefiere usted adquirir una mascota? Tengo unos peces de colores estupendos.

—¡¿¡Peces de colores!?! —protestó el perro— ¿Por qué no le dirá ¡guau! que me lleve a mí? ¡Guau, guau!

—¡Silencio Sultán, déjanos escuchar! —graznaron los patos.

—¿Qué precio tienen? —preguntó la niña.

—¡Oh…, no valen gran cosa! —contestó el hombre—. Además, se puede usted llevar tres por el precio de dos. ¿No son preciosos?

—Psé…

Rufo estaba dispuesto a arrellanarse de nuevo en el suelo de su jaula cuando oyó que la niña preguntaba:

—¿Qué otros animales puede ofrecerme? Preferiría algo un poco más entretenido.

—Esta no se conforma con peces… se ve que tiene “pasta” —exclamó admirativamente el loro.

—¿Entretenido? ¿Qué puede ser más entretenido que un león? —se enderezó Rufo. Pero en lugar de eso, Arturo dijo:

—¡Hay perros… gatos…"

Un león en el desván

1ª edición en castellano por Alfaguara Infantil - Ediciones Santillana, Madrid 2005.

12 x 20 cms. Tapa blanda. 174 páginas, 22 ilustraciones en blanco y negro.

ISB-978-84-204-57

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio

Un lleó a les golfes

1ª edición en catalán por Alfaguara Grup Promotor, Barcelona 2005.

12 x 20 cms. Tapa blanda. 174 páginas, 22 ilustraciones en blanco y negro.

ISB-978-84-204-57

© texto e ilustraciones Gabriela Rubio